Diez hermanitos vivían en condiciones insalubres e inhumanas y abusados por sus padres, un matrimonio de 29 y 30 años

Los detalles conocidos ayer sobre “la casa del horror” siguen estremeciendo no solo a California, donde ocurrieron los hechos, sino al mundo entero. Es que en esa casa diez nenes fueron rescatados luego de ser torturados y de vivir entre heces y en condiciones “horribles”, según describió la policía.

La investigación había comenzado el 31 de marzo después de que la policía encontrara a un niño de 12 años que fue reportado como desaparecido de una casa ubicada en la cuadra de Fieldstone Court, en Fairfield, California, a unos 46 kilómetros al noreste de San Francisco. El niño estaba dormido debajo de un arbusto en el patio de una casa cercana.

Al ingresar a la residencia de Ina Rogers, su madre, la policía descubrió que nueve de sus otros hijos, con edades comprendidas entre 4 meses y 11 años, vivían en la miseria “insegura e insalubre”. Los 10 niños fueron puestos bajo custodia protectora por los servicios de Bienestar Infantil del Condado de Solano y luego puestos bajo el cuidado de otros miembros de la familia.

Mirá También:  La Pampa: los incendios arrasaron con más de un millón de hectáreas este verano

Rogers, de 30 años, fue arrestada la noche del 31 de marzo y registrada en la cárcel del condado de Solano por “negligencia infantil”. Luego, Jonathan Allen, de 29 años, quien es el padre de la mayoría de los niños, también fue arrestado acusado de nueve delitos de tortura y seis cargos de abuso infantil.

Las autoridades ayer, por primera vez, detallaron las inquietantes condiciones de la casa de la pareja, que ha conmocionado a los vecinos, quienes dijeron que no sabían que 10 niños vivían en la casa.

Las heces humanas y animales, la orina, la basura y los alimentos podridos cubrían el suelo, mientras que montones de escombros bloquearon ciertas áreas de la casa.

Allí, los niños no solo vivían en la inmundicia sino que eran víctimas de abuso físico y emocional. En las seis semanas desde el arresto de su madre en marzo, los ocho niños mayores describieron a las autoridades varios incidentes de abuso intencional desde 2014, que resultaron en heridas punzantes, quemaduras, hematomas y lesiones consistentes con disparos con pistolas de aire comprimido.

Los relatos de los niños sobre su abuso llevaron a las autoridades a emitir una orden de arresto de Allen. Sharon Henry, fiscal jefe de distrito del condado de Solano, dijo ayer que hay una “buena posibilidad” de que Rogers pueda enfrentar cargos adicionales, como abuso y “propósito sádico”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *