Definirán los cambios para dar mayor agilidad. El máximo tribunal y el gobierno trabajarán juntos para diseñar la reforma judicial. 

El encuentro, habitual entre el ministro y los supremos, pero inusual con la presencia de Marcos Peña, se dio en el marco de una tensa calma entre la Justicia y el gobierno nacional, que criticó no sólo la falta de decisión del Poder Judicial en conjunto para avanzar en las reformas que exige la sociedad, sino también la liberación de Cristóbal López y el bloqueo del tribunal federal que iba a juzgar a Cristina Kirchner.

Mirá También:  Citan a ex funcionario para determinar si favoreció a Farmacity

Desde la Corte publicaron la foto del encuentro, con funcionarios de ambos poderes sonriendo. Además, anunciaron que se trabajará en conjunto “a fin de concretar las reformas y agilizar así los procesos judiciales y lograr una mejor tutela efectiva de los derechos de los ciudadanos”.

En una reunión previa, Garavano había exigido a Lorenzetti que los jueces pongan en marcha las reformas, a saber: menos días de feria judicial, mayor amplitud del horario laboral, y que los magistrados y funcionarios judiciales empiecen a pagar el impuesto a las Ganancias.

Ahora, ese terreno parece allanado, con la venia de la Corte. El propio Garavano aseguró que “se acordó un cronograma de reuniones mensuales para poder avanzar en las reformas que impulsa la CSJN, que requieren del apoyo de los tres poderes del Estado, y se trata de un proceso de transformaciones hacia el interior del propio Poder Judicial”.

Desde el Ejecutivo, sin embargo, evitaron analizar como un triunfo político el giro de los jueces. Cabe recordar que, al abrir el año judicial, Lorenzetti anunció una comisión de especialistas para debatir los cambios. En esa ocasión aseguró que dichas transformaciones serían “decididas por el propio Poder Judicial, sin injerencias de otros poderes”.

Para colmo de males, los especialistas rechazaron las modificaciones planteadas por el gobierno nacional. Ahora, eso cambió. “No lo vemos en términos de ganadores y perdedores. Es un nuevo escenario en el que trabajamos todos juntos para dar soluciones a los argentinos”, celebraban allegados a Garavano.

El ministro se despidió con un gesto hacia Lorenzetti: “La denuncia de Carrió es a título personal, y es el Congreso el que deberá definir el pedido de juicio político”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *