El descubrimiento derivó en un nuevo allanamiento en la sede del Rojo, en la localidad bonaerense de Villa Domínico.

La Fiscalía (UFI 4) de Avellaneda ordenó el allanamiento porque un chico lo tenía agendado por el apodo de “Ballena”, en tanto dos imputados -ya detenidos- lo tenían  señalado por su sobrenombre más reconocido en un caso y por su nombre verdadero en el otro, dijeron fuentes de la causa.

El dirigente en cuestión es uno de los investigados de mayor peso y lo que la Justicia trata de revelar es si su teléfono figuraba agendado en los celulares de estas tres personas por simple coincidencia o si en verdad tenía que ver con la causa por abuso de menores.

Mirá También:  La fiscal general de Venezuela profundiza las divisiones en el chavismo

Los funcionarios que desarrollaron el allanamiento se llevaron información valiosa que será peritada para determinar los grados de responsabilidad de los involucrados, ya que hasta el momento no existen pruebas concretas sobre los abusos denunciados que se hayan hecho públicas.

Fuente: Télam

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *