PROYECTO: CAPITAL DEL DEPARTAMENTO SUR

El crecimiento institucional de Chascomús llamó la atención de los gobernantes, en primer lugar por Martín Rodríguez, como presidente, que tuvo como primer ministro a Rivadavia y cuando este asumió la presidencia en 1826 se encontró que la provincia de Buenos Aires era tan extensa como imposible de llevar un buen control tanto político como económico.
Rivadavia elevó a la legislatura un proyecto por el cual de dividía a la provincia en dos grandes departamentos, el denominado DEL NORTE tendría como capital San Nicolás de los Arroyos y el DEL SUR como capital CHASCOMUS. Ambos departamentos debían tener las mismas atribuciones jerárquicas sólo que la separación era a los efectos de una mejor administración de los recursos y los gastos especialmente al ser determinadas las necesidades de cada sector de la provincia que a ojos vistas era imprescindible reconocer que sus realidades eran tan distintas por un montón de factores que debían determinarse.
El proyecto fue elevado y se empezó a considerar con estudios de necesidades y datos locales, que serían beneficiosos para ambas regiones tan disímiles. La parte sur estaba destinada a la explotación ganadera por la feracidad de sus praderas y la abundancia de lagunas y reservorios acuíferos, además ya se habían formado una serie de estancias y establecimientos para la explotación del saladero de cueros que reportaban al país recursos por su exportación. La zona norte de menor existencia de agua era propicia por sus lluvis para el sembrado de granos necesarios para el consumo del pueblo.
A grandes rasgos se podría decir que la idea era brillante porque permitía una mejor administración de los recursos y atender las necesidades tan dispares entre los departamentos, la experiencia internacional aconsejaba esa forma de administración.
Rivadavia terminaba de recorrer Europa y Estados Unidos, algunos de esos lugares en compañía de Manuel Belgrano que regresó al país para hacerse cargo de los ejércitos del Norte que años más tarde delegó en el General San Martín.
Es poco reconocida la proclamación de la Constitución de 1825, que por sus principios unitarios fue rechazada por los caudillos del interior que objetaban la preeminencia de Buenos Aires con sus recursos provenientes de la Aduana Mayor que era el sustento y único recurso para el desarrollo del país y quedaba directamente para el poder unitario central.
Así lo entendieron los caudillos del interior y todos esos proyectos fueron demorados hasta que una mala interpretación de las condiciones de la paz con el Brasil, que fue ampliamente cuestionada fue rechazada por la legislatura y Rivadavia se vio en la necesidad de renunciar a la primera presidencia constitucional que tuvo el país.
SE INICIA UNA ETAPA MUY OSCURA PARA LA REPUBLICA QUE TERMINARA RECIEN A FINES DE LA DECADA DEL 30 CUANDO ASUME EL PODER PUBLICO JUAN MANUEL DE ROSAS.

Mirá También:  Tamberos regalarán leche y alfajores para visibilizar la crisis en el sector

HEG

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *