“El Centro en movimiento 2”, exposición que acaba de abrir sus puertas en las salas de cuarto piso del CCK, reúne fotografías, videos, instalaciones y performances de 20 artistas de Latinoamérica, que, desde sus poéticas singulares, ofrecen múltiples lecturas del vínculo entre máquina y movimiento.

El segundo envío de este proyecto que en su primera edición -el año pasado- estuvo dedicado por completo a la performance, desplazó su mirada hacia la relación del cuerpo con lo maquínico, y ofrece así una serie de piezas que requieren de la manipulación del público para entrar en funcionamiento, mientras que otras, más ligadas a la robótica y con tecnologías más complejas, no demandan más que la presencia del espectador.

Bajo la curaduría de Rodrigo Alonso, el itinerario comienza con un homenaje al arte cinético argentino, tal vez la sala más impactante visualmente, que marca un contrapunto entre artistas precursores como Eduardo Rodríguez y Perla Benveniste –con torres de metales en rotación, cajas de acrílicos giratorios y experimentaciones con elásticos tensionados- y obras contemporáneas que funcionan como derivaciones de aquella vertiente estética, como el caso de Mariana Villafañe, quien construye una constelación de discos que por su movimiento configuran entramados geométricos cambiantes.

Deja un comentario
Mirá También:  “DÍA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL” EN EL TEATRO BRAZZOLA

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *