LAS PRIMERAS LETRAS EN EL FUERTE

En el año 1783, un sargento de inválidos solicita permiso para enseñar las primeras letras a los hijos de los soldados y también hijos de vecinos que ya se iban radicándo en los alrededores del Fuerte. Es una verdadera inquietud para los niños de la época los fuertes tenían población casi exclusivamente militar. Pero hay que considerar la presencia de un religioso o capellán que era de rigor tener toda avanzada española sobre los fortines y pueblos a fundarse.

Para el año 1806 se registra el antecedente de que la enseñanza estaba a cargo del capellán del fuerte y se daba en su propia casa pues vivía en un rancho que funcionaba como capilla, la anterior se había derrumbado por una tormenta y se hizo un rancho que fue capilla y también casa parroquial y estaba ubicada en donde hoy está el Club de Pelotas, por esa fecha el primer cementerio estaba en los lotes que hoy ocupa la Catedral de Chascomús. Desde allí y por más de 10 años se dictaron las primeras letras a los vecinos del pueblo, a cargo del capellán.

Para el año 1816 un grupo de padres se reúe y junta fondos para fundar una Escuela o mejor dicho refaccionar lo que era la capilla a pedido del cura párroco, se mandó venir un maestro desde Buenos Aires que solicitó un buen pago, pero no se hizo cargo de la enseñanza por lo que después de varios meses quedó en manos del cura párroco. Para ese entonces Chascomús era dependiente del curato de la Magdalena y ya tramitaba ser nombrada parroquia de la zona.

Mirá También:  Tras la estatización será más caro viajar a la Costa

La escuela brindó primeras letras a los varones del pueblo y también las personas mayores que quisieran aprender a leer y escribir, en un horario adecuado a sus tareas.

La enseñanza se daba exclusivamente a los varones, chicos y grandes y como explicación porque no alcanzaba a la niñas había una resolución que “a las niñas se las debían dar en su hogar… sus madres” !!!

Así se formaron las primeras letras del Fuerte de Chascomús, una educación que tuvo gracias a la inquietud del grupo de padres que fundo una escuela para varones, debieron pasar 10 años para que las niñas tuvieran escuela y enseñanza cuando por orden de Rivadavia se crean en el país tres escuelas de niñas en el año 1825, y una de ellas fue en Chascomús, las otras fueron en Luján y San Nicolás.

HEG

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *