La mayoría por caza furtiva. Desde la Fundación Azara advierten que la especie de mayor valor emblemático del Delta corre peligro de desaparecer como sucedió con el yaguareté.

Una investigación del Conicet realizada en el Delta del Río Paraná arrojó datos alarmantes: entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 se registraron cerca de 200 ciervos de los pantanos muertos en el área. Estudiando las causas, se determinó que 81% fueron cazados furtivamente, incluyendo hembras preñadas. El estudio fue liderado por la doctora en ciencias biológicas Marcela Orozco, investigadora del Conicet en el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires. Las necropsias realizadas relevaron la presencia de heridas por armas de fuego, y en algunos casos, lesiones asociadas a la desnutrición y a la ingesta de plantas tóxicas.

“Vemos con preocupación que durante 2017 hubo un recrudecimiento de la caza furtiva, hecho que es avalado por los comentarios de algunos isleños”, manifestó Adrián Giacchino, presidente de la Fundación Azara. “Sin ir más lejos, durante la última semana se encontraron tres ciervos muertos -baleados- en un campo productivo de la zona”, remarcó.

Mirá También:  Un libro le cuenta a los chicos la importancia de la ecología

En los últimos años, las inundaciones extraordinarias que se registraron en el Bajo Delta del Río Paraná afectaron gravemente a los habitantes de la región, sus actividades productivas y también a la fauna silvestre. En el Delta vive la población más austral del mundo de ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus). “Las inundaciones se convierten ahora en un problema fatal. Por un lado, al haber pocos puntos elevados y secos, muchos animales pueden ahogarse o pasar largos periodos de tiempo en zonas completamente inundadas, lo que va en detrimento de su salud”, expresó Orozco.

“Los que consiguen llegar a áreas más altas quedan acorralados, agotados, con poco alimento disponible y escasos refugios ante el frío, con las defensas bajas y -como si fuera poco- muy expuestos ante los cazadores furtivos y los implacables ataques de perros. De persistir esta situación el animal silvestre más emblemático que le queda al Delta corre el riesgo de ser exterminado, como sucedió con el yaguareté”, declaró Claudio Bertonatti, naturalista de la Fundación Azara. “Si esta es la suerte de uno de las pocas especies declaradas “Monumento Natural” en la Provincia de Buenos Aires, ¿qué le queda a las que tienen menor nivel de notoriedad y protección?”, se preguntó.

Para los expertos es alarmante la desprotección de la fauna silvestre que existe en el país. “Evidentemente, hace falta mucho trabajo en materia de conservación, desde la educación ambiental hasta la fiscalización de las actividades extractivas. Desde la creación y consolidación de áreas naturales protegidas hasta la penalización de los ilícitos ambientales. En ninguno de estos campos la Argentina da el ejemplo. Una de las causas que explica esto es la falta de idoneidad, compromiso y eficiencia en la mayoría de los funcionarios públicos que se ocupan (o deberían ocupar) de estos temas”, concluyó Bertonatti.

Mirá También:  Encontraron muerta a Anahí Benítez

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *