La casona ubicada en el corazón del Rosedal de Palermo, justo enfrente de la Pérgola que da al lago, en un paisaje privilegiado de la ciudad, recuperó su esplendor original y vuelve a exhibir, gracias a un flamante guión curatorial, algunos de los highlights de la colección conformada por 4.000 piezas de arte, donde se destaca “Chacareros”, emblemática pintura del rosarino Antonio Berni.El programa de mejoras impulsado desde la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, al frente de Guillermo Alonso, incluyó la instalación de un nuevo sistema de iluminación y climatización, con una tecnología equiparable a los principales museos del mundo, así como la renovación del jardín, uno de los principales puntos de convocatoria para los visitantes y deportistas que asiduamente concurren al tradicional parque.

Fundado en 1933, el Sívori comenzó a funcionar en sus inicios dentro del Concejo Deliberante y fue recién en 1995 cuando desembarcó en su sede actual sobre la Avenida Infanta de Isabel 555, con una colección argentina caracterizada además por el Salón Manuel Belgrano, que desde 1945 incorpora al patrimonio las obras ganadoras en las disciplinas pintura, escultura, dibujo, grabado, monocopia y textil, cuyos montos fueron elevados recientemente.

Deja un comentario
Mirá También:  Una muestra de arte contemporáneo en la Embajada de Brasil, en el marco de Bienalsur

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *