Le habrían facilitado información al prófugo para que pudiera fugarse.

Darío Gastón Badaracco (29) es el principal sospechoso del crimen de Araceli Fulles, cuyo cuerpo fue hallado ayer a la tarde en la casa donde reside el hombre en José León Suárez, propiedad de su madre.

Badaracco fue la última persona con quien habían visto a la joven antes de que desapareciera el 1º de abril pasado a la madrugada. Por ese motivo, declaró tres veces como testigo ante la fiscal a cargo de la causa, Graciela López Pereyra. Cerca de las 5 de la tarde de ayer se fue del corralón Pypmix en el que trabaja antes de que finalizara su horario cuando se ordenó un nuevo allanamiento en su domicilio.
El hombre ya se había fugado pero en el corralón, ubicado en Zeballos 7365, se localizó el camión Ford F350 que Badaracco usa para trabajar, dentro del cual la división científica encontró pelos de Araceli.
Fueron dos compañeros de trabajo de él quienes le habrían avisado que la policía lo buscaba, Hugo Martín Cabañas (46) y Marcelo Ezequiel Escobedo (37). Ambos quedaron detenidos por encubrimiento. También están arrestados el dueño del corralón, Carlos Damián Cassalz; Jonathan Rubén Avalos (29), mensajero; su hermano Emanuel (25) vecino también de José León Suárez y Marcos Antonio Ibarra (32) operario de fábrica.
Tras la huida del sospechoso, desafectaron a tres policías quienes podrían haber facilitado información al prófugo, según informó el canal Todo Noticias. Uno de ellos, de apellido Avalos, es hermano de dos de los detenidos. Otro de los uniformados desplazados sería el titular de la Comisaría octava.
Deja un comentario
Mirá También:  El acuerdo con el FMI establece la libre flotación del dólar y recortes en todas las áreas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *