LA RELIGION ERA SAGRADA

El descubrimiento de América significó para el mundo antiguo entrar en una nueva era de la Humanidad y por ser los Reyes Católicos españoles sus principales protagonistas de la civilización del Nuevo Continente prevalecieron sus ideas y se hizo bajo los principios netamente Occidental y Cristiano.
Al tener un férreo control de las expediciones con autorización exclusiva de la Leyes de Indias, en los permisos de los Adelantados se ordenaba cumplir a raja tabla las órdenes reales bajos las cuales los nuevos territorios y sus nuevos súbditos quedaban para siempre bajo la impronta de los Reyes Católicos.
La consigna fundamental era que en toda dominación, fundación y desarrollo de los planes y los planos una autoridad eclesiástica debía estar presente y a partir del momento que la seguridad se hubiese impuesto en los pasos siguientes la distribución de los cuarteles, polvorines y puestos de vigilancia estuvieran en un todo de igualdad a los destinados al culto, con unos planos prefijados en los alrededores de la plaza principal o de armas después del fuerte la Iglesia tenía un lugar preponderante al mismo nivel de lo militar.
En los primeros territorios descubiertos, luego del desembarco en las islas del Caribe, los realistas encontraron en México unas civilizaciones muy adelantadas, casi a su par, en cuanto a su desarrollo tanto en las ciencias solares como una organización religiosa-civil con amplio predominio de unas creencias confesionales quizás mucho más fuertes que la que traían sus rivales.
Sucedió algo semejante cuando al poco tiempo al ir avanzando hacia el sur se encontraron con el Imperio de los Incas, que al igual que los aztecas y mayas estaban tan adelantados o más que los ignotos invasores de sus dominios.
En el resto de América del Sur la conquista tuvo otros procederes, fue sólo dominar tribus dispersas bajo dirección de caciques, valientes pero que fueron retrocediendo ante el avance de la civilización blanca, como se denominaron esas conquistas de territorios inhóspitos y muy extensos.
Fueron necesarios el paso de más de un cuarto de siglo, recién a inicios del siglo XVI- por los años 1510-15 en que se tomó verdadera idea que América era un nuevo continente que se interponía con el de las Indias Orientales, por lo que era necesario descubrir un paso hacia ellas.
Esta tarea se le encomendó a Magallanes que salió con una formidable flota con el intento de descubrir el paso hacia el Pacífico, su penoso rumbo sin mapas y elementos como la brújula muy rudimentarios, encontró el paso a través del Cabo de Hornos y navegó hacia las famosas islas orientales.
En su trayecto lleno de pesares encontró la muerte contra unos aborígenes y su periplo exitoso fue terminado por Sebastián Elcano, tras tres largos años.
Toda expedición con la llegada de los autorizados Adelantados tenía la obligación de estar acompañada por un sacerdote o clérigo, la conquista y la Evangelización estaban unidas por lazos ineludibles, como dijimos la capilla o la iglesia siempre tenían un lugar preponderante en los planos de los pueblos y ciudades a fundar. En los comienzos fueron curas de la Iglesia católica Romana, recordamos que el Papa compartía los planes de los Reyes Católicos.
Con los años las numerosas órdenes religiosas aportaron sus huestes en apoyo a una mejor evangelización muy especialmente como respuesta pía a una política muy rigurosa de los realistas que llegaron a considerar a los aborígenes autóctonos “como gente sin alma” en pos de hacerlos trabajar en su provecho casi en condición de esclavos, en mitas y encomiendas, dando la cantidad pedida para los usos mineros o la agricultura extorsiva.
Las diferentes órdenes religiosas ayudaron a menguar tales exigencias en lo posible, los Jesuitas en el norte y Paraguay formaron grandes pueblos, los Franciscanos y los Salesianos se anotaron en la educación juvenil, también Dominicos y Mercedarios y varias órdenes más colaboraron eficazmente en la evangelización del continente americano.
Una litografía del año 1720 nos muestra un plano de la ciudad de Buenos Aires, como si fuera una toma aérea, en la que de los 7 edificios que se notan 6 son iglesias de las órdenes y el restante es del Fuerte.

Mirá También:  CHASCOMUS Y SU HISTORIA -- NOTA 10 --

HEG

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *