Lio Messi estuvo incómodo sentado en un banquillo al que no estaba habituado durante las más de cuatro horas que tuvo que esperar para poder declarar en el juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona contra el jugador y contra su padre, Jorge Horacio Messi, por defraudar 4,1 millones a Hacienda del IRPF de los años 2007, 2008 y 2009.

El futbolista no se salió de lo esperado en su corta intervención y volvió a responder casi lo mismo que hizo durante la declaración en el juzgado de Gavà en 2013. “La verdad es que no sabía nada, me dedicaba a jugar a futbol, los abogados nos llevaban las cosas y no tenía idea de nada”, respondió a la primera pregunta de la Fiscalía que sólo pide 18 meses de cárcel para el padre del jugador mientras que exculpa a Messi de estos delitos.

Messi remarcó que desconocía todos los asuntos legales y que no le preguntaba a su padre por ellos. La fiscal le preguntó la razón de rubricar tantos contratos “en barbecho” y sin mirar y el jugador respondió que “firmaba porque confío en mi papá, en ningún momento pensé que me iba a engañar a mí, lo hacía porque él lo decía. No sé nada de ese tema y nunca me interesé”. Respecto a los contratos de imagen con patrocinadores, el jugador remarcó que sabía que se acordaban y que “yo tenía que hacer anuncios, fotos y cosas de esa pero no sé por dónde entraba el dino o dónde iba, no tenía ni idea”.

Mirá También:  La UNLP arranca con los cursos introductorios a distancia

Además, destacó que sólo vio en dos ocasiones al asesor Ángel Juárez, que llevaba sus temas contables, y que no habló con él de la forma de tributar sus derechos de imagen. “Si lo ví dos veces es mucho” remarcó el astro argentino que llegó a la Audiencia de Barcelona junto con miembros de su familia y de la directiva del Barça. Los Mossos d’Esquadra blindaron el Palacio de Justicia de Barcelona para garantizar la seguridad del jugador ante la presencia de unas cincuenta personas, que le aplaudieron aunque se escuchó un “vete a jugar a Panamá”, y más de 200 medios de comunicación acreditado.

La fiscal también le preguntó si recordaba cuando en enero de 2006 acudió al notario y ratificó el contrato que habían firmado sus padres cuando él era menor de edad para la cesión de sus derechos de imagen a una sociedad en Belice. “Recuerdo que fui al notario y lo que firmé pero nada más, fue hace 10 años, yo tenía 19 años y estaba completamente en otra”, dijo Messi quien se negó a responder a las preguntas de la Abogacía del Estado, la única acusación que le reclama 22 meses de cárcel, igual que a su padre, por estos tres delitos por defraudar a la Agencia Tributaria.

Antes que el jugador declaró como acusado su padre, Jorge Horacio Messi, quien explicó que desde que comenzó la carrera de su hijo en el año 2001 intentó “facilitarle la vida” ya que “él se dedica a jugar a fútbol”. Por eso, buscó una persona que les guiase en temas legales y fiscales ya que “yo de esto sé chino básico y no entendía nada”. La persona en cuestión que les llevó los asuntos al principio fue un fiscalista argentino Rodolfo Schinocca quien, según el padre de Messi, les recomendó que tuviesen una “organización para llevar los derechos de imagen” del futbolista cuando empezó su carrera con el primer equipo del Barça en 2004. Paralelamente, Jorge Horacio Messi explicó que también se pusieron en contacto con el despacho del fiscalista Ángel Juárez en Barcelona para la negociación de los contratos y que en 2006 finalizó su relación con Schinocca después de que tuvieran sus diferencias en la firma de acuerdos con Nike y Adidas, que acabó en los tribunales. “Este señor está condenado en Argentina y en Gibraltar, después de denunciarlo”, explicó el padre de Messi.

Mirá También:  La Justicia investiga a Peña por un hotel familiar

A partir de entonces el despacho Juárez se encargó de la contabilidad de los Messi, que delegaron en estos asesores todos los contratos. “Yo sólo me encargaba de ir de vez en cuando o llamar ya que de esto no entiendo”, destaco Jorge Horacio quien aseguró que dio instrucciones a Juárez para “cuidar el patrimonio” y negó que les pidiese “hacer un entramado” de sociedades. Sobre la segunda estructura creada para defraudar a Hacienda, según consideran las acusaciones, Jorge Horacio Messi explicó que sus asesores le han asegurado que es “legal” y que el desconocía que “los ingresos por los derechos de imagen seguían sin tributar”. “Sé que a final de año se pagaba un impuesto, no sabía la cantidad, ni dónde” aseguró el padre del jugador. Sus abogados presentaron un documento conforme ingresaba a sus asesores un 5,5% de los ingresos en concepto de impuestos.

El padre destacó que desconocía los aspectos legales de los contratos. “Si había un sponsor interesado en vincularse con Lionel me llamaban, hablaban conmigo y me proponían una forma de trabajo y una contraprestación”, luego de los aspectos legales del acuerdo “se encargaban en el despacho Juárez, nosotros firmábamos”, destacó Jorge Horacio quien aseguró que su hijo no sabía nada de la estructura societaria para cobrar por derechos de imagen en paraísos fiscales y que él tampoco vio nunca una declaración de la renta, “es algo que llevaban los asesores, por eso no pedimos explicaciones”. Finalmente aseguró que periódicamente los asesores les informaban de los ingresos que recibían. Los Messi no estarán en la última sesión del juicio que se celebra este viernes en la Audiencia de Barcelona con los informes finales. Las acusaciones han mantenido las penas de prisión para los procesados y reclaman que faltan por pagar a Hacienda 21.000 euros.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *