Los cuerpos están abrasados por el sol y en avanzado estado de descomposición. Hay al menos dos niños

El Mediterráneo experimentó el viernes otro día negro, si bien las dimensiones de la tragedia aún son borrosas. Los cadáveres de al menos 117 migrantes han hallados durante las últimas horas en las playas de la costa oeste de Libia, según ha informado la madrugada del miércoles a través de su página de Facebook la sección de la Media Luna Roja en la ciudad libia de Zuara. Los migrantes se habrían ahogado al volcar su embarcación mientras se dirigían hacia Italia. De momento, mientras las autoridades costeras de Zuara llevan a cabo una operación de rescate de posibles supervivientes, se desconoce cuándo se produjo el naufragio y cuántas personas se encontraban en la nave.

Durante los últimos días, con la llegada del buen tiempo, se ha multiplicado el número de embarcaciones que zarpan desde las playas libias hacia las costas europeas. Según estimaciones del Alto Comité de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a partir de entrevistas realizadas con migrantes rescatados, tan solo durante la semana pasada se ahogaron 880 migrantes intentando cruzar el Mar Mediterráneo en dirección a Italia.

Mirá También:  Ricardo Echegaray renunció a la AGN

En su página de Facebook, la Media Luna Roja ha colgado una decena de fotografías en las que se puede ver a varias personas trasladando cadáveres envueltos en sacos de plástico blancos y depositándolos en una ambulancia aparcada en la playa. Al Kamis al Bossaifi, un portavoz de la organización humanitaria en Libia, ha asegurado a la agencia EFE que la mayoría de las personas fallecidas parecen ser migrantes subsaharianos. Sin embargo, el

hecho de que los cuerpos se encuentren ya en un estado de descomposición avanzado dificulta su identificación.

La trágica noticia coincide con el naufragio de una embarcación con cientos de migrantes a unos 100 kilómetros al sur de la isla griega de Creta, según han informado los guardacostas griegos. A media mañana, un total de 340 personas habían sido ya salvadas de una embarcación que estaba hundiéndose. Además, se recuperaron al menos cuatro cadáveres.

A pesar de los fuertes vientos existentes en la zona, los equipos de rescate, formados por cinco naves, un avión y dos helicópteros, han intensificado las labores de búsqueda de decenas de posibles supervivientes. De acuerdo con declaraciones Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a la agencia AFP, en el navío se podrían haber embarcado hasta 700 personas. Sin embargo, los guardacostas griegos se han negado a entrar en especulaciones de este tipo.De momento, se desconoce todavía la nacionalidad de los migrantes salvados y de las víctimas, así como también de dónde había zarpado el barco hecho de madera que los transportaba.

Tras la firma de un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía para la repatriación masiva de migrantes y refugiados que llegan a las costas griegas, se teme que el tráfico de embarcaciones se desvíe hacia la llamada ruta central, que une Libia con las costas italianas. En esta vía, el viaje es bastante más largo que desde Turquía, y por lo tanto, más peligroso. Por esta razón, durante los meses de invierno se reduce de forma considerable la salida de barcas. Las mafias que trafican con refugiados y migrantes pueden actuar con gran libertad en Libia, pues el país se encuentra sumido en el caos desde la caída del régimen de Gadafi -actualmente, cuenta con tres Gobiernos paralelos-,.

Mirá También:  La popular planta que se convirtió en el nuevo objetivo del crimen organizado en México

 

“Durante los últimos meses, la mayoría de migrantes rescatados son de origen subsahariano. Hay pocos refugiados sirios, ya que se ha endurecido la política de visados de Libia y sus países vecinos”, explica Mohamed Elshabik, coordinador de emergencia de la ONG Médicos Sin Fronteras, que posee una oficina en Zarzis, una ciudad tunecina situada a unos 40 kilómetros de la frontera libia. Fuentes de esta organización han confirmado la existencia de un naufragio en la costa libia, si bien aseguran que no ha aparecido ningún cadáver en las playas tunecinas.

De acuerdo con los cálculos de ACNUR, en lo que va de año, unas 200.000 personas han emprendido el viaje viaje hacia las costas europeas zarpando en precarias embarcaciones desde Turquía, Libia o Egipto, habiendo fallecido 2.510, frente a las 1.855 que perecieron en las mismas fechas el año pasado. La agencia de la ONU estima que unas 880 personas murieron tan solo durante la semana pasada en diversos naufragios en el Mar Mediterráneo, mientras otras 14.000 personas fueron rescatadas.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *