La implantación de árboles en una ciudad responde a muchas finalidades: demarcar límites y zonas, proporcionar aislamiento o crear barreras visuales, proteger del viento, del sol o del ruido, embellecer o dar sombra en espacios de recreo o esparcimiento, como parques y plazas, etc.

 

La Municipalidad de Chascomús a través de la Dirección de Desarrollo Sustentable dependiente de la Secretaría de Obras y Servicios hace saber algunas consideraciones a tener en cuenta sobre la poda adecuada del arbolado urbano.

Al seleccionar las especies adecuadas para una plantación, más aún cuando ésta se realiza en la vía pública, es necesario tener en cuenta su desarrollo posterior, de forma de poder intervenir en su copa lo menos posible. Si eso se ha tenido en cuenta, en principio y salvo en casos justificados,  no serán necesarias las podas, al menos anualmente.

La poda del arbolado urbano es uno de los factores de mayor controversia dentro de su mantenimiento y donde se cometen grandes errores, en numerosas ocasiones, irreparables.

Mirá También:  Trabajadores de la AFIP en pie de guerra

¿Cuándo se justifica podar?

* Por razones utilitarias: seguridad  de personas y bienes

* Por razones de salud del árbol

* Porrazotes estéticas

Clasificación de las podas en arbolado público

* Poda de formación. En vivero forman el eje principal y la futura copa del árbol a.

* Poda de conducción. En árboles jóvenes ya instalados: desarrollan una estructura de ejes y  ramas resistente y balanceada acorde a la situación de plantación.

* Poda de mantenimiento. En árboles adultos. Elimina ramas secas, enfermas, chupones, ramas que interfieren con cables, luminarias y aclareos de copa.

* Podas excepcionales. En árboles adultos, como última alternativa antes de su extracción.

 

Podas Extremas

Es la poda indiscriminada de las ramas, que pretende la reducción del tamaño de los árboles. La poda extrema causa estrés en los árboles. El descopado reduce entre el 50-100% de la copa. Al ser esta la fábrica de alimentos, el árbol pasa hambre temporalmente.

El árbol activa yemas latentes, provocando un rápido crecimiento de múltiples brotes debajo de cada corte.

Afea a los árboles ya que pierden su estructura natural; la estructura natural de la ramificación es una maravilla biológica.

Época de poda

  • El mejor momento para podar es cuando el árbol tiene altas las reservas, o sea antes de la brotación.
  • De ser necesario la poda puede realizarse también durante la estación de crecimiento, pero deben esperarse algunas semanas después de la expansión foliar.
  • Los peores momentos para realizar esta práctica es cuando las hojas se están formando porque las reservas están en nivel muy bajo y cuando las hojas se están cayendo debido a que se pierden reservas necesarias para la formación de los pelos absorbentes.
Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *