CRISIS DE LOS REFUGIADOS

“Nadie es más fuerte que yo”, dice ‘El General’, que se jacta de sobrecargar los barcos

El pasado miércoles, mientras que se anunciaba su llegada a Italia en un avión custodiado por dos policías, seguía dirigiendo su red mafiosa en la costa libia. Las autoridades de Roma pidieron la extradición de un traficante y desde Sudán les mandaron a un refugiado. Éste es el último capítulo de la rocambolesca y fallida caza de Mered Medhanie, el gran negrero africano, el hombre que se ha hecho millonario (su fortuna ronda los 10 millones de euros) llevando a decenas de miles de personas hacia una nueva vida o hacia la muerte.

Medhanie es un eritreo afilado de 35 años con aspecto de rastafari. Se hace llamar así mismo El general, por su admiración al caído Muhamar Gadafi y tiene a su mujer e hijos viviendo como aristócratas en Suiza. Desde 2015 Interpol le pisa los talones porque le considera el mayor traficante de personas en la ruta del Mediterráneo, aunque su negocio comienza mucho antes, en las grandes salas de espera de la inmigración continental: Agadez (Níger) y Jartúm (Sudán). Las autoridades le hacen responsable de decenas de hundimiento de barcos de fortuna con cientos de personas a bordo frente a Lampedusa. En grabaciones de conversaciones telefónicas posteriores a esa catástrofe, Medhanie se reía de su gran capacidad para sobrecargar los barcos de inmigrantes y refugiados, mostrando un desprecio sin límites sobre la vida humana.

Mirá También:  Qué dijo Bullrich sobre la dirigente del PRO detenida en Brasil con 5 kilos de cocaína

Fue en la ciudad de Jartum donde se anunció su detención el mes pasado. El problema llegó cuando publicaron su imagen, ya en suelo italiano y con cierto aire triunfante. Meron Estefanos, la voz de la diáspora eritrea en Europa, alertó en las redes sociales de que el detenido no era el traficante Medhanie, sino un refugiado de 27 años llamado Medhanie Tesfamarian Berehet. “Tengo a 400 personas escribiéndome en estos momentos para decirme que han pillado al tipo equivocado”, comentó. Estefanos habló con tres personas que conocen bien al traficante. Todos ellos estaban de acuerdo al 100%. La persona detenida no era Medhanie.

Las policías británica e italiana abrieron de inmediato una investigación sobre el caso, pero nadie de momento ha reconocido sus errores. El detenido estaba de paso en Jartúm y nunca ha pisado suelo libio. “Es increíble. ¿Cómo han podido confundirle con un traficante?“, dice al diario The Guardian Fshaye Tasfai, el primo del detenido, refugiado en Túnez. Su hermano tampoco puede creérselo. El propio detenido, ante su abogado en Roma, niega ser el acusado. “Salió de Eritrea en 2014 y vivía conmigo en Jartum“, afirma su compañero de habitación, que no dice su nombre. “El 24 de mayo desapareció y no volví a verle hasta que lo bajaron de ese avión en Roma”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *