Han bastado 11 días para que el Gobierno interino de Michel Temer enfrente su primer gran escándalo y para que sufra su primera baja. El periódico Folha de S. Paulo publicó este lunes un pinchazo telefónico del nuevo ministro de Planificación, Romero Jucá. En la llamada, Jucá insinuaba que la salida del poder de Dilma Rousseff ayudaría a frenar las investigaciones anticorrupción. Muchos vieron en sus palabras un mal presagio respecto al nuevo Ejecutivo: el de que, a pesar de que el Gobierno interino insiste en un discurso de renovación, lo que pretende en realidad es minimizar el caso Petrobras, que salpica a varios partidos, incluido el del presidente Temer. La filtración causó tal polémica que, horas después, tras asegurar que no había motivos para renunciar, Jucá anunció que dejaba el cargo.

Romero Jucá

Romero Jucá, en Brasilia la semana pasada.

 

Jucá, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), es uno de los principales articuladores del proceso de impeachment de Rousseff, apartada del poder el pasado 12 de mayo. La grabación es de marzo de este año y el interlocutor del ministro era Sergio Marchado, expresidente de Transpetro, una empresa subsidiaria de Petrobras, según Folha. Machado fue recomendado para el puesto por el PMDB. Tanto Jucá como Machado están siendo investigados en el escándalo de desvío de recursos de Petrobras.

Mirá También:  Denuncian ante la Justicia la herencia del "Momo" Venegas

En las conversaciones telefónicas, que duraron una hora y quince minutos, Machado le cuenta a Jucá que teme que su caso sea juzgado por el tribunal federal del juez Sérgio Moro, elresponsable por investigar el caso Petrobras. “Hay que cambiar el Gobierno para parar esta sangría”, responde Jucá. Temer, opina Jucá, debería construir un pacto nacional “con el Supremo, con todo”. Su interlocutor añade: “Ahí pararía todo”. “Sí. Lo delimitaba donde está, y punto”, contesta el ministro.

Jucá asegura que no se refería a interferir en las investigaciones. “Cuando hablé de parar la sangría no me refería a [la operación anticorrupción] Lava Jato. Hablaba sobre la economía del país y entendía que el Gobierno Rousseff se había agotado, y que el Gobierno Temer tendría condiciones de redirigir la política económica y social”, ha comentado en la emisora de radio CBN.

La filtración es una bomba para el recién estrenado Gobierno Temer, que ya enfrenta desconfianza por sus vínculos con el caso Petrobras. El PMDB tiene nombres importantes en la investigación. Temer repite desde que llegó al poder que no interferirá en las investigaciones, pero le ha dado cargos clave de su Gobierno a nombres no del todo limpios: Alexandre de Moraes (Ministerio de Justicia), Gustavo do Vale Rocha (secretaría de Asuntos Jurídicos), Carlos Henriqeu Sobral (jefatura del Gabinete de la Secretaría del Gobierno) y Marcelo Ribeiro do Val (asesor en la Abogacía General de la Unión) tienen vínculos con Eduardo Cunha, el expresidente del Parlamento brasileño, acusado de tener cuentas millonarias secretas en Suiza, supuestamente con fondos que provenían de la trama corrupta de Petrobras.

Mirá También:  La mancha De Vido: 200 nombres fueron denunciados junto a él

La Fiscalía General de la República investiga la grabación, ya que Jucá está aforado por su puesto.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *