Proveniente de la selva peruana, la semilla de sacha inchi -una planta hermafrodita que puede alcanzar los dos metros de altura- es conocida por su altísima concentración de omegas (grasas ‘buenas’). Llamada también ‘maní del inca’, fortalece la función cerebral y previene enfermedades cardiovasculares.

Con registros de su origen en Perú en las culturas preincaicas, se cree que la planta de sacha inchi tiene unos 3.000 años de antigüedad. Su semilla, también llamada maní del inca, sacha inchi, amui o sacha inchic -término quechua que significa maní del monte-, proviene de la planta hermafrodita Plukenetia volubilis. Actualmente se cultiva en la Amazonía peruana y también en Colombia y Ecuador.

El aceite que se extrae de esta planta apenas se conoce en Chile, pero es prácticamente ‘oro líquido’ para la salud. Es rico en proteínas, aminoácidos, ácidos grasos esenciales (omegas 3, 6 y 9) y vitaminas. “El aceite (prensado en frío) contiene cerca de 45% de ácidos grasos omega 3, 36% omega 6 y 9% omega 9, con 27% de proteína. Algunos expertos lo recomiendan como la alternativa sabrosa a los suplementos de aceite de pescado. Y por esto mismo es ideal para vegetarianos y veganos”, especifica la experta en alimentación saludable y creadora de www.minrebolledo.com Yasmin Rebolledo.

Mirá También:  Así describen a "Monchi": “Nunca agarró una pistola. El paga y hace matar”

Este alto poder nutritivo contribuye al fortalecimiento de las funciones cerebrales, mejoramiento de la memoria y desarrollo cognitivo. Y previene enfermedades cardiovasculares, ya que es riquísimo en grasas poliinsaturadas, que mantienen los índices de colesterol a raya.

“¡Son muchos beneficios! Ayuda a mantener niveles saludables de glucosa, el pelo y la piel sanos, alivia inflamaciones y la rigidez articular. Como tiene vitaminas A y E, además es un buen antioxidante al combatir el daño de los radicales libres”, agrega Yasmin.

Cómo se come

Este es un aceite que se usa para cocinar. “Tiene un sabor fresco, como a fruto seco que lo hace perfecto para ensaladas, carnes, pescados, aves y sobre platos de verduras. Lo utilizo como si fuera aceite de oliva, y lo que me gusta es que es bastante ligero, de muy rico sabor. Queda exquisito sobre queso cottage o ricotta, o sobre una ensalada de frutas”, dice la healthy blogger. Ricardo Rojas, socio de la tienda Abanico Natural (que abrió en marzo de este año), comercializa este aceite desde el año 2013 y advierte: “No se debe consumir a altas temperaturas porque pierde sus propiedades, por eso lo recomiendo principalmente en ensaladas, aunque también se puede consumir en cucharadas o en píldoras”.

Una cosa muy positiva del producto es su alta digestibilidad -de un 94%-, que permite que el cuerpo lo absorba fácilmente para sacar provecho de sus nutrientes. Como también se vende en polvo, puede consumirse en smoothies o jugos.

Poderosamente nutritivo, el aceite de sacha inchi es rico en ‘grasas saludables’. Es alto en proteínas, aminoácidos, ácidos grasos esenciales (omegas 3, 6 y 9) y vitaminas A y E.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *