Boston Dynamics tuvo roces con Google porque querían un robot comercial

Toyota ya ha comprado otras empresas de robótica y IA

Los fundadores de BD y del TRI trabajaron juntos en el laboratorio del MIT

Google y Toyota están negociando la compra de Boston Dynamics (BD), perteneciente al gigante tecnológico de Silicon Valley. Aunque se desconoce el precio de compra, una fuente desveló a Tech Insider que “la tinta está prácticamente seca”.

Probablemente ya haya visto vídeos de las creaciones de Boston Dynamics. Los robots que incitan desconcierto y admiración a partes iguales. La empresa nació en 1992 a partir del ‘laboratorio de piernas’ del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y se dedican a desarrollar androides bípedos y cuadrúpedos.

En 2013, Google, llevó a cabo la compra de varias empresas de robótica para su iniciativa Replicant -nombre sacado de Blade Runner-, que tenía como objetivo la creación de un robot comercial que ayudase con las tareas domésticas para 2020.

Mirá También:  EE.UU. en alerta por el huracán Matthew, que ya dejó 25 muertos

Desde Boston Dynamics se resistían a desarrollar este robot de consumo -aún menos con la presión temporal- y, dado que no ha habido un líder estable de Replicant desde 2014, se podían aislar de sus jefes al otro lado de EEUU. “No notaba un sentido de unión, un ‘nosotros’, no éramos parte de Google”, afirmaba un antiguo trabajador de BD.

En febrero, desvelaron su última creación: el robot humanoide Atlas. En los comentarios de Youtube, muchos usuarios mostraron su inquietud sobre el futuro de la robótica y la humanidad. Google quiso distanciarse de esta visión negativa: “Alguien se despertó y dijo: ‘BD nos está costando un dineral, y no parece que vaya a salir nada comercial de allí”, afirmaba Charlie Grinnel, CEO de Harvest Automation, al Boston Globe.

Por otra parte, Toyota anunció el pasado noviembre la creación del Toyota Research Institute (TRI), que ya ha empezado a contratar ingenieros para el desarrollo de robótica e inteligencia artificial. Su objetivo es crear un coche incapaz de estrellarse.

Gill Pratt, el director de TRI, ya ha trabajado antes con Marc Raibert, director de Boston Dynamics. De hecho, fue en el ‘laboratorio de piernas’ del MIT cuando sus caminos se cruzaron. Además, varios trabajadores de Boston Dynamics ya habían dejado su empresa para ir al Instituto de Toyota.

El pasado marzo, Toyota compró la startup Jaybridge Robotics, un equipo de 16 programadores de inteligencia artificial para “sumar la experiencia en la creación de vehículos autónomos”. De momento, su Urban Teammate ya ha sido presentado en Japón, capaz de circular de forma autónoma por vías urbanas.

Mirá También:  El misterio detrás de la exótica etnia que desafía la genética

Según su comunicado, Toyota prevé un presupuesto de 1.000 millones de dólares a lo largo de los siguientes cinco años para su Instituto de Desarrollo. Y, viendo que es precisamente el desarrollo su objetivo -y no la creación de un producto comercial rentable como quería Google-, es posiblemente el final más feliz para la empresa de Boston. Especialmente si conlleva trabajar con viejos amigos.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *