ZIG ZAG

1898

Al subir al barco de veinte pisos, cuatro chimeneas y diez anclas, Brillita Subenbajen era tan flacuchina y feuchona que su abuela Gruda la confundió con un pajarraco de alambre y fideitos cabello de ángel, y sin darse cuenta la guardó en un baúl enorme. En el baúl, Brillita Subenbajen viajó al lado de dos cacerolas gigantes, tres valijitas de ropa, un piano vertical Steinway, un reloj cu- cú, un viejo diccionario alemán – castellano y un periscopio de lata naranja. Y como en el barco todo se zarandea para un lado y para otro, Brillita Subenbajen contaba las horas del cu – cú en zig zag, tocaba el piano con un solo dedo en zig zag, leía el diccionario letrita por letrita en zig zag, pensaba muchas cosas en otro idioma en zig zag y a través del periscopio, miraba en zig zag la luna, las estrellas, las nubes y las gaviotas volando en zig zag.

Cuando tiene hambre, a Brillita Subenbajen le gusta envolver un cuadradito de dulce de batata en jamón con salchichas, chucrut y frutas confitadas y si puede, le pone mostaza. En zig zag, claro.

En el viaje, hasta las palabras y las ideas van y vienen en zig zag para Brillita Subenbajen, que habla chiquito y piensa enorme. Y que antes de llegar no se llamaba Brillita Subenbajen. Tenía un nombre largo y complicadísimo, lleno de erres y doble bés, una detrás de otra y bien apretadas. Más que nombre parece un gruñido, le dijeron cuando llegó. Y como no le entendían nada, anotaron lo que entendieron en un cuaderno de hojas largas, que un día se perdió.

Mirá También:  Belén Gópegui indaga sobre las relaciones en "Quédate este día y esta noche conmigo"

Y en el barco que la trajo, para que sea mi bisabuela, o quizá la tuya, Brillita Subenbajen sueña en zig zag con su valija llena de ilusiones y vacía de monedas. Sueña con la guerra triste, con los perros flacos, con las ratas negras, con el ruiderío del hambre acurrucado en la panza. Sueña una ciudad, con nombre de viento apacible y calles derechitas, que la espera ahí lejos, donde se termina el mar.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *