La industria cinematográfica nos tiene acostumbrados a ver combustiones espontáneas como si fuese lo más normal del mundo, pero este fenómeno que en las películas no deja de ser un efecto especial, en la realidad es todo un misterio sin una explicación convincente.

La combustión espontánea es un fenómeno real y que existe, pero cuando lo trasladamos a los diferentes casos en personas que han quedado reducidas a cenizas sin motivo aparente, se pierde toda la coherencia al carecer de una explicación científica certera.  La combustión espontánea humana se refiere a casos poco comunes en los que una persona ha muerto incinerada sin causas externas evidentes. En la mayoría de los casos, las víctimas han sido encontradas totalmente reducidas a cenizas en su vivienda, aunque la habitación y los objetos a su alrededor presentan poco o ningún daño causado por fuego. En ocasiones, el fuego parece haber consumido gran parte del cuerpo de una persona sin afectar otras partes, quedando entre los restos fragmentos de hueso e incluso pies o brazos.

Mirá También:  CLASE ABIERTA DE FOLKLORE

Uno de los principales argumentos utilizados por los defensores de una causa paranormal de la combustión humana espontánea es que el cuerpo humano está compuesto principalmente por agua, por lo que no arde muy bien. Sin embargo, en muchos casos de combustión espontánea, los cuerpos de las víctimas fueron reducidos a cenizas. Para llegar el cuerpo a tal estado se necesitan temperaturas de más de 1700°C. Incluso en los modernos crematorios, que trabajan con temperaturas de 870-980 °C, loshuesos no se consumen completamente y tienen que ser molidos.

El mayor problema que aparece al estudiar las alegaciones de combustión espontánea es la falta de datos. En la mayoría de los casos no se cuenta con datos forenses o investigaciones detalladas y, en muchos casos se carece de información tan básica como el nombre de la víctima o la fecha del suceso. En los casos en los que se cuenta con descripciones detalladas y fiables aparecen una serie de elementos comunes:

  1. El fuego suele estar localizado en el cuerpo de la víctima. Los muebles y electrodomésticos cercanos a la víctima suelen quedar intactos. Los alrededores de la víctima sufren poco o ningún daño.
  2. La zona alrededor de la víctima y, a veces el resto de la habitación, se encuentra cubierta de un hollín grasiento.
  3. El cuerpo de la víctima suele quedar mucho más quemado que en un incendio convencional. Las quemaduras, sin embargo, no se distribuyen uniformemente por todo el cuerpo. El torso suele quedar muy gravemente dañado, a veces reducido a cenizas, pero las extremidades de las víctimas a veces quedan intactas o poco dañadas.
  4. Todos los casos ocurren en el interior de edificios.
  5. Casi siempre las víctimas tienen algún problema de movilidad (invalidez, sobrepeso…) o se encuentran incapacitadas (consumo de alcohol, barbitúricos…).
  6. En todos los escenarios hay alguna posible fuente externa de ignición.
  7. Nunca hay testigos oculares del momento del suceso.
  8. Las víctimas son encontradas un largo tiempo después de ser vistas con vida por última vez (típicamente más de 6 horas).5
  9. Las víctimas, en los casos citados, tienden a ser adultos mayores.
Mirá También:  ANSES: el Estado va a pagar "100 mil juicios por mes"

El primer caso conocido: Nicolle Millet.

Aunque existen historias anteriores, el primer caso de muerte atribuida a la combustión humana espontánea con fecha conocida ocurrió en 1725. El caso fue recogido por el francés Jonas Dupont en el libro De Incendiis Corporis Humani Spontaneis (Sobre el fuego espontáneo en el cuerpo humano). Dupont se inspiró en el caso de un hombre que fue juzgado por el asesinato de su mujer. La víctima, Nicolle Millet, había sido hallada quemada en una silla que permaneció indemne. Durante el juicio, un joven cirujano llamado Nicholas le Cat convenció al jurado de que la muerte de la mujer era un caso de combustión humana espontánea. El acusado fue declarado inocente y el jurado dictaminó que la mujer había muerto «por la visitación de Dios».18 En Secrets of the Supernatural Joe Nickell afirma que los restos de la señora Millet no fueron encontrados en una silla sin quemar, sino que su cabeza, parte de la columna vertebral y de las extremidades inferiores fueron encontrados quemados en la cocina, donde el suelo se encontraba también quemado. Nickell afima que el marido fue realmente condenado pero que la condena fue revocada posteriormente. Nickell se basa en tres fuentes para su reconstrucción del caso: Elements of Medical Jurisprudence (1835) de G. H. Lewes; Spontanteous Combustion de la Blackwood’s Edinburgh Magazine, n.º 89; y Principals and Practice of Medical Jurisprudence (1883) de T. Stevenson.

El Ultimo caso:  El bebé Rahul

En agosto de 2013, Rahul, un bebé de dos meses y medio de Tamil Nadu, India, fue ingresado por cuarta vez por graves quemaduras. Tratado en la Facultad de Medicina y el Hospital Kilpauk en Chennai, su madre alega que Rahul empezó a arder de forma espontánea. Sin embargo, los resultados de las pruebas iniciales (que mostraron normal funcionamiento de su hígado y los riñones) y la distribución de las quemaduras hacen sospechar a los médicos que se trata de un caso de maltrato infantil.

Mirá También:  JAVIER GASTÓN: “SEGUIMOS INVIRTIENDO PARA OPTIMIZAR EL SISTEMA DE PROVISIÓN DE AGUA POTABLE EN NUESTRA CIUDAD”

Pero la verdadera cuestión es, ¿qué teorías explican este extraño fenómeno en la actualidad? La respuesta es un poco decepcionate, pero la realidad es que aún no hay ninguna teoría realmente fundada científicamente. Al menos no una en la que toda la comunidad cientifica este de acuerdo y hasta el día de hoy sigue siendo una suerte de misterio.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *