El acuerdo alcanzado por los bancarios le pone un umbral elevado al resto de las negociaciones paritarias. Retroactivo a enero y con cláusula gatillo con la inflación. Reincorporarán a los despedidos en el Central y el Provincia.

Ya en la madrugada del día viernes, el gremio bancario alcanzó un acuerdo con una de las tres cámaras que agrupa a las entidades financieras (Abappra) y decidió dejar sin efecto la segunda jornada de paro que iba a cumplirse ayer. A través de su página web, La Bancaria precisó que el entendimiento contempla un aumento salarial del 33 por ciento retroactivo al 1º de enero, “la reincorporación de todos los cesantes que reclamaron a los bancos Central y Provincia”, además de una cláusula para reabrir la paritaria en caso de que la inflación supere el porcentaje acordado. Abappra está integrada por los bancos públicos (el Nación, el Ciudad y los provinciales), uno mixto (Hipotecario) y uno cooperativo (Credicoop). Las otras dos cámaras empresarias del sector reúnen a los bancos extranjeros (ABA) y a los privados de capital argentino (Adeba).

Según la versión de La Bancaria, el acuerdo “preserva el ítem participación en las ganancias del sistema financiero, que se pretendió desconocer durante la negociación paritaria”. De esta manera, agrega el texto, “un trabajador bancario que se inicia en la actividad percibirá un salario mínimo por todo concepto de 20.517,57 pesos, integrado por un salario conformado de 19.630,91 pesos más una participación en las ganancias del sistema de 886,66 pesos”. Se estableció, además, “un mínimo en función Cajero de 1284,90 pesos, Falla de Caja de 2251,86 pesos, y Guardería por 3267,67 pesos”. El gremio informó que “el acuerdo comprende a la rama call center que percibirá el mismo salario inicial: 20.517,57 pesos”.

El acuerdo establece expresamente una cláusula según la cual, en el caso de que el alza de precios/inflación superara el porcentaje acordado, se reiniciará la negociación paritaria”. Las dos cámaras que aún no firmaron, ABA y Adeba, lo harán en las próximas horas, al igual que el Banco Central, según informó Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria. En virtud de ese compromiso, se decidió suspender el paro, luego de haber cumplido su primera jornada y antes de iniciar la segunda. El acuerdo se firmó pasada la medianoche del jueves para el viernes, a las 0,30. A partir de las 10 de la mañana, los bancos volvieron a operar normalmente.

Los bancarios se mantuvieron más de sesenta días en la calle, tras los despidos en el Banco Central.

Durante el día jueves, las entidades financieras permanecieron cerradas. Los clientes sólo podían acceder hasta los cajeros automáticos, que limitaron el retiro de dinero por día y por operación. Pese a lo cual, al atardecer de ese día, ya se empezaron a registrar la existencia de cajeros sin efectivo o, directamente, fuera de servicio.

Mirá También:  ¿Se acerca el resurgimiento de Al Qaeda?

A media mañana, el Banco Central emitió un comunicado en el cual informó que el acuerdo con la Asociación Bancaria para la reincorporación del personal despedido, sólo abarcaba a 15 de los 46 trabajadores en esa situación. Los despidos se habían producido a fines de enero. La comunicación de La Bancaria indicaba que la entidad pública había accedido a la reincorporación de los empleados cesanteados “por los que reclamaban”, sin definir el número. Los demás podrían haber aceptado la indemnización correspondiente, aspecto sobre el cual la entidad que preside Federico Sturzenegger no informó.

El conflicto de los bancarios llevaba más de dos meses, a partir de los despidos sin causa en el Banco Central y el Banco Provincia. La Bancaria unió la protesta por los despidos y demanda de reincorporación, a los reclamos de recomposición salarial por las paritarias que, a esa altura, ya se habían iniciado. La semana pasada ya se había cumplido un primer paro por 24 horas, en base a dichas demandas. Eduardo Berrozpe, secretario de prensa de La Bancaria, había expresado que “nuestro límite son los despidos, y así como el año pasado el gremio respondió en su conjunto a nivel nacional a los despidos en Tucumán, ahora vamos a este paro por los compañeros despedidos, muchos por persecución política”.

En cuanto a la negociación salarial, hasta la semana pasada se habían llevado a cabo cuatro reuniones formales desde enero con la representación de la banca pública y privada. El gremio consideró insuficientes las propuestas y continuó con la lucha que, en principio, contempló la instalación de carpas sobre la calle Reconquista y, finalmente, los paros de 24 horas de la semana pasada y de 48 en la actual, suspendido tras el acuerdo.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *